PARA LOS INACTIVOS

| |

Algo peor que el SIDA
"Los análisis han dado positivo. Usted tiene el SIDA." Estas palabras de mi médico seguían resonando en mi cabeza cuando colgué el teléfono. Eso sucedió el año pasado. ¡Si hubiese escuchado el consejo de Dios y lo hubiese puesto en práctica, habría podido evitar esto!
ME CRIÉ en el estado de Washington, en el seno de una familia de testigos de Jehová. Mis padres se cercioraron de que conociese los requisitos de Dios, así que cuando empecé a vivir de una manera tan contraria a la crianza que había recibido, para muchos fue una gran sorpresa.
Me obsesionaba caer bien a mis compañeros de escuela, así que intenté por todos los medios que me aceptaran. Nada dio resultado, y para cuando tenía quince años de edad, pensaba que todo estaba perdido. Hasta traté de suicidarme, aunque sin éxito.
Empecé a fumar tabaco y marihuana, pues pensaba que eso ayudaría a mejorar la situación. Pero no fue así. Al cabo de un tiempo decidí dejar la organización de Jehová y buscar felicidad en otro lugar. Comuniqué a mis compañeros de escuela que ya no era testigo de Jehová, y parece que eso les agradó.
Una vida inmoral e inestable
Con el tiempo, encontré un trabajo y un apartamento en un barrio bajo, una zona frecuentada por borrachos y prostitutas. Allí me enseñaron lo fácil que era conseguir dinero por medio de vender el cuerpo. Con su ayuda no tardé mucho en aprender todos los trucos. Pasé de ser una persona que quería caer bien a todo el mundo y vivir feliz, a ser alguien muy desgraciado y a quien todo el mundo utilizaba.
Quería cambiar, volver a casa y empezar de nuevo. Echaba de menos a mis padres y la vida que llevaba antes, así que oré a Jehová para que me ayudase. Lo más difícil fue abordar a mis padres y pedir su perdón. Me sentí agradecido de que fueran capaces de perdonarme.
Los ancianos cristianos se reunieron conmigo, y expresé mi deseo de volver a formar parte de la congregación. No fue fácil ni para ellos ni para mí. Tenía serios problemas, no solo con los efectos secundarios de las drogas que había consumido, sino también por el hecho de que había contraído una grave enfermedad venérea. Mi médico me dijo que si hubiese esperado tan solo un mes más, habría muerto. ¡En cuántas complicaciones me había metido!
Algún tiempo después fui restablecido y hasta me casé con una joven de una congregación vecina. Las cosas iban mejorando. Sin embargo, todavía no apreciaba el amor de Jehová. Trataba de hacer las cosas por mi propia cuenta en lugar de apoyarme en Él para tener fuerzas.
Menos de dos años después, nos habíamos divorciado y fui expulsado de nuevo por inmoralidad. Me había enredado con unas personas mundanas. Al principio todo era bastante inocente, pero la advertencia bíblica siempre resulta acertada: "Las malas compañías echan a perder los hábitos útiles". (1 Corintios 15:33.)
Vuelvo a sumirme de lleno en la maldad
Pensé que si me trasladaba lejos, no haría tanto daño a mi familia. No tuve problemas en encontrar un trabajo y un lugar donde alojarme en San Francisco (California). Un traficante de drogas me ofreció el trabajo de distribuirlas. Además, yo formaba parte del selecto grupo de personas a quienes él daba la oportunidad de probar gratis todas las últimas "drogas de moda". Ahora tenía una nueva clase de popularidad. Todos los que me conocían (y eran bastantes) sabían que tenía drogas. Me abordaban en las calles, en los bares y hasta en el trabajo, con la intención de comprarme algo.
Tampoco perdí tiempo en enredarme en la inmoralidad, pues para mí era una forma de sentirme pretendido. Y me pretendían mucho. Aprendí a valerme de las relaciones sexuales para aprovecharme de otras personas y conseguir lo que deseaba. Viví así durante años.
Recuerdo vívidamente una ocasión en que tuve una fiebre muy alta y me quedé sumamente débil. El médico no sabía lo que tenía. Con el tiempo, se me pasó. Hasta tres años después no supe lo que había contraído.
Por aquel entonces también empecé a tener dificultades con los demonios, y en una ocasión hasta me atacaron. Noté como si un demonio tratase de entrar en mi cuerpo. Por más que me esforzaba, no podía pronunciar ninguna palabra. Lo intenté una y otra vez hasta que por fin pude gritar: "¡Ayúdame Jehová!". El demonio se fue inmediatamente.
¡Imagínense cómo me sentí! Estaba viviendo una vida crasamente inmoral y pensando solo en mí mismo, y, sin embargo, tenía la desfachatez de pedir ayuda a Jehová. Qué avergonzado me sentí. ¿Por qué debería suponer que Jehová me ayudaría? Me sumí en una profunda depresión. Puse mi vida en peligro deliberadamente, pues deseaba que alguien me matase.
Deseo cambiar
Un día, mientras estaba en una fiesta con unos amigos, empezamos a hablar sobre los acontecimientos mundiales. Cuando me preguntaron qué pensaba acerca del futuro, empecé a hablarles del propósito de Dios para la Tierra y sus habitantes. Estaban asombrados. Pero una persona se enfadó mucho conmigo y me llamó hipócrita. Tenía toda la razón, ya que yo estaba viviendo una doble vida. Sin embargo, en lo profundo de mi corazón, sabía que Jehová era nuestra única salvación y que no había otro lugar donde estar aparte de su organización.
Por aquel entonces, mi vida y la de los que me rodeaban empezó a cambiar. Muchos de mis amigos estaban cayendo enfermos de SIDA. Me dolía ver cómo unas personas que habían estado sanas iban apagándose lentamente y morían. Me sentía tan impotente para confortarlos. Y lo que más me frustraba era que conocía una forma de vida mejor. Entonces supe que quería regresar al amor de Jehová. ¿Pero cómo?
Empecé a orar a Jehová en busca de ayuda. Me resultaba muy difícil hacerlo, pues me sentía muy avergonzado y sucio. Un día recibí una llamada telefónica. Era mi tía, a quien no había visto desde hacía más de nueve años. Quería venir a verme. Aunque ella no compartía las creencias de mis padres, le dije que deseaba cambiar mi vida y volver a ser testigo de Jehová. Pudo percibir mi sinceridad y quiso ayudarme.
El largo camino de regreso
Mi tía me invitó a que me fuera a vivir con ella hasta que pudiese recuperarme. Cuando me preguntó si eso me ayudaría, me limité a quedarme sin decir nada y llorar. Sabía que era la salida que necesitaba, de modo que dejé mis anteriores compañías. Los siguientes meses no fueron fáciles, pero confiaba en que Jehová me ayudaría a salir adelante. Creo que en mi caso aplicaron las palabras de Malaquías 3:7: "‘Vuelvan a mí, y yo ciertamente volveré a ustedes’, ha dicho Jehová de los ejércitos".
Tan pronto como me trasladé, me reuní con los ancianos. Les conté toda mi vida y les dije que verdaderamente quería servir a Jehová. Ellos sabían igual que yo que mi restablecimiento de ningún modo vendría de la noche a la mañana, puesto que tenía malos antecedentes. Pero esta vez estaba determinado. Oraba constantemente —todos los días y todas las noches— para que Jehová me ayudase. Solía verme como una persona muy débil, y supongo que, sin ninguna ayuda, lo soy. Pero es sorprendente lo fuerte que uno se vuelve con la ayuda de Jehová.
Durante muchos años había tomado drogas para enfrentarme a la vida cotidiana, pero ahora tenía que pasar sin ellas. Sentía miedo. Las muchedumbres me asustaban, y literalmente me ponía enfermo si estaba rodeado de gente durante mucho tiempo. Además, también intentaba dejar de fumar después de estar acostumbrado a fumarme casi cuatro cajetillas diarias. Lo único que me ayudó a superar todo aquello fue la oración y el continuamente recordarme a mí mismo que lo que estaba haciendo para corregir mi proceder era algo que agradaba a Jehová. También encontré consuelo y paz en la asistencia regular a las reuniones. Aunque no podía hablar con nadie debido a que estaba expulsado, aun así sentía el amor y el cariño que me tenían aquellos futuros hermanos espirituales.
Finalmente, al cabo de aproximadamente un año desde que cambié por completo mi vida, Jehová juzgó conveniente mover a sus siervos para que me restableciesen a su organización. Él sabía el momento exacto de darme la bienvenida. Dios no deja que seamos probados más allá de lo que podemos soportar. Fue poco tiempo después cuando recibí la llamada telefónica del médico para comunicarme que tenía el SIDA. Verdaderamente, lo que dice Gálatas 6:7 es cierto: "No se extravíen: de Dios uno no se puede mofar. Porque cualquier cosa que el hombre esté sembrando, esto también segará".
Lo primero que hice fue llorar. Pasaron por mi mente todo tipo de pensamientos. Recuerdos de mi pasado cruzaron ante mis ojos. Había visto de cerca lo que esta enfermedad le hace a una persona y también la reacción de otros hacia las víctimas. ¡Qué insensato fui al pensar que el mundo tenía algo que ofrecer! ¡Y qué pérdida de tiempo valioso!
Contentamiento a pesar de tener el SIDA
Sé que hay jóvenes que se encuentran en la misma situación en la que yo estuve, que desean ser aceptados por compañeros mundanos. Por favor, no se engañen creyendo que si pasan por alto el consejo de Dios, a ustedes no les pasará exactamente lo mismo que me pasó a mí cuando me metí en el mundo. Satanás puede utilizar diferentes señuelos, pero los resultados siempre son los mismos.
Sin embargo, algo que también he aprendido es que sin importar lo malo que uno se haya vuelto o los males que uno haya cometido, Jehová Dios todavía ayuda y perdona si la persona sinceramente quiere agradarle y le ora con todo su corazón.
Suceda lo que suceda, ya no me preocupa demasiado. Es cierto que de vez en cuando me desanimo un poco, pero no me dura mucho. Lo único que me preocupa ahora es agradar a Jehová. Él es mi verdadera fuente de gozo y consuelo. Sé que si hago todo lo que puedo para agradarle, cuidará bien de mí y me amará.
Estoy muy agradecido de volver a encontrarme dentro del pueblo de Jehová, porque aunque muriese antes de que Él se vindique en Armagedón, tengo la esperanza de la resurrección. Créanme, vivir sin el amor y el favor de Jehová es mucho peor que tener el SIDA.—Contribuido.
[Comentario en la página 13]
Me obsesionaba caer bien a mis compañeros de escuela

7 comentarios:

Rosa dijo...

Es admirable la sinceridad y honradez de este hermano. Vaya a él mi enhorabuena por su recuperación espiritual y el deseo de que no se suelte nunca de los amorosos brazos que lo sostienen.

Que todos sigamos bien agarrados de las manos, unidos en la carrera por alcanzar la vida que realmente lo es.

Mj dijo...

Muchisimas gracias por este artículo, no sabes hasta donde mi corazón te esta agradecido. En mi caso cuando me encontraba en el infierno de las drogas recuerdo que oraba a Jehová y le pedia ayuda aún a sabiendas de que yo no movia ni un dedo para agradarle. Jehová me concedio ayuda y me saco del infierno sin duda.
Por eso tres años después, ahora que la adicción a las drogas pertenece a cosa del pasado.
Un dia pensando gracias a anateocratic, llegue a la conclusion de que ahora, que mi mente esta capacitada, serena y libre tenia un compromiso para con Jehová, darle infinitas gracias por no abandonarme en ningún momento. Asisto a las reuniones nuevamente y disfruto como hoy del maravilloso discurso especial "Todas las religiones agradan a Jehová?" así como del estudio de la atalaya (y toda orgullosa la llevo preparada y con mil textos que he buscado y que escribo a parte en folios, muy pero que muy feliz).
Llevo 32 años desasociada, han ocurrido muchas cosas en mi vida y sin lugar a dudas comenzaron con un cigarro y acabaron con ... nada bueno por contar.
No vuelvo a Jehová ni a su pueblo por una necesidad del premio de vida eternal. Vuelvo con el corazón abierto a que Jehová inunde todos los poros del mismo. Vuelvo para sentir a Jehová dentro de mi. Para amarle. Para darle las gracias porque dentro de esta vida mundana El me permitió ver la luz.
Gracias de nuevo JM y sólo suplico a cada uno de los que entrais en este maravilloso blog a que por favor oreis a Jehová por Raul y por mi.
Gracias y mi amor de verdad os envio.

Esther dijo...

Se me estan saltando las lágrimas , a mi y a Cristian que está a mi lado , por el articulo y sobretodo por el comentario de MJ, se que ella es sincera y su corazon es puro para Jehová y El lo sabe, solo espero que pase este poquito de tiempo para poder abrazarla.Y espero que las fuerzas que tiene ahora no decaigan y siga firme porque al debido tiempo segará bendiciones por todo el gran esfuerzo que está haciendo. Satanás intentará ponerle trabas y pruebas como al hermano de la historia, pero ella debe mirar siempre adelante, al cumplimiento de las promesas divinas y no a lo que suceda mientras estas se cumplen, y sobretodo debe confortarla el amor a Jehová, un amor que debe ser tan grande que aunque no recibieramos nada a cambio seriamos felices por poder amarlo, imaginate que el Soberano Universal nos deja q lo amemos que nos acerquemos a El en oracion y a cambio nos da su Amor y sus bendiciones. Vale la pena cualquier esfuerzo, por grande que nos parezca.
Verdaderamente M.J. me ha hecho llorar con su comentario sincero.

Gracias Jully por el articulo tan bueno que nos ha llegado al corazon

Ana dijo...

Pues Esther si a ti se te saltan las lagrimas yo estoy llorando de lo lindo y es que la experiencia de este, ya por fin hermano ,es impresionante pero a mi me toca mas de cerca y es que estoy presenciando día a día la ayuda de Jehová en mi hermana.Que cierto el texto acérquense a mi y yo me acercare a ustedes,es un texto que he podido comprobar mas de una vez que es cierto muy cierto.
Mi hermana poco a poco esta transformando su personalidad cambiándola a una cristiana.Y hoy me acaban de decir que el aspecto de Raul ha cambido muchisimo y eso es un buen paso.Sigo pidiéndole a Jehová que ayude a mi hermana,que la de su espiritu santo.En fin si sigue asi pronto la tendré como hermana espiritual,y eso me llena de mucho gozo solo de pensarlo.Gracias a todas en especial a Jully por este articulo que seguro que lo ha hecho por Mj.Gracias guapaaaaaaa!!!!

Mj dijo...

vaya me habeis hecho llorar, he entrado para ver vuestros comentarios y he sentido un gran amor hacia mi. Gracias, muchas gracias. Ah y yo sigo en mi camino hacia Jehová, ayer disfrute del estudio del libro, asignaciones y discursos, todo genial. Un beso a todos.

Route 66 dijo...

Sin duda una dura experiencia con un final feliz. Me alegro mucho de que tengas una vida feliz y plena. Aun asi, me veo en la obligacion de decirte, que lo del demonio no fue tal cosa. Quiza fuese un ataque de ansiedad provocado por estres al ver que habias perdido el control de tu vida, quien sabe... Aun asi, me alegro de tu gran mejoria...

Saludos!

JULLY dijo...

Quiero pedir disculpas (sobre todo a Route 66 )por haberme olvidado de citar de donde saqué este artículo: es el siguiente
Despertad 89 - 22/4, pág 12 y 13. Gracias por sus comentarios.

Publicar un comentario

Aca en el recuadro incrustado puedes dejarme tu comentario, que tengas un lindo dia.

.

http://jully-tjmundial.blogspot.com/
Jully y Jose Maria